fbpx

La capilla del Altillo: fusión de fe y modernidad en Coyoacán

La capilla del Altillo: fusión de fe y modernidad.

Situada muy cerca de los márgenes del río Magdalena, entre las poblaciones de San Ángel y Coyoacán, la Hacienda de San José del Altillo gozó de un asentamiento privilegiado y gracias a la existencia de un ojo de agua en sus terrenos, sus cultivos y los de los huertos vecinos se vieron beneficiados, pues en ellos crecían una gran variedad de árboles frutales, trigo y, sobre todo, magueyes.

Historia de la capilla de San José del Altillo en Coyoacán

Aunque no se conoce mucho de la historia del lugar, se sabe que los propietarios originales fueron los marqueses de Aguayo, don Agustín de Echeverz y Subízar, y doña Francisca Valdés y Alceaga, quienes construyeron en el lugar una casa de descanso. El inmueble de dos pisos se conserva hasta el día de hoy; cuenta con un hermoso patio interior rodeado de naranjos y coronado por una bella fuente en el centro. Se sabe también que había una pequeña capilla familiar dedicada a San José, de la cual se conservan el retablo y la imagen original.

Otro de los episodios registrados en su historia es la ocupación que sufrió durante la invasión Norteamérica en 1847. Después de las batallas de Churubusco y Padierna una parte del ejercito invasor utilizó el lugar como cuartel.

El resto de la historia del Altillo es un misterio hasta mediados del siglo XX que la Congregación de los Misioneros del Espíritu Santo da vida de nuevo a esta histórica hacienda.

A la llegada de la Congregación a Coyoacán, la orden tenía su sede de estudio en una casa sobre la calle Fernández Leal. En junio de 1949 con un total de 70 estudiantes de filosofía y biología, se mudan al Altillo, estas primeras generaciones de misioneros utilizaron las caballerizas como vivienda. Finalmente en 1951, la última propietaria Doña Elena Piña Aguayo, descendiente de los Marqueses, donó a los misioneros una parte de la huerta y el casco de la antigua hacienda, mismo que en los años posteriores funcionó como un claustro conventual improvisado.

Entrada de la Hacienda del Altillo hacia 1948
Foto: Acervo de los Misioneros del Espíritu Santo

Sin embargo, de acuerdo a las necesidades de brindar un espacio para el culto que fuera amplio y cómodo para los miembros de la orden, por iniciativa del padre Pedro Corona Montesinos, seis años después de la llegada de los Misioneros comenzaría el proyecto de construcción de lo que hoy es la capilla dedicada a la Virgen de la Soledad y que sin duda representa una joya de la arquitectura moderna. La bendición de la primera piedra se realizó el primero de enero de 1955.

Imagen de los primeros años de la la Orden en el Casco de la Antigua hacienda.
Foto: Acervo de los Misioneros del Espíritu Santo

La construcción de la nueva capilla de San José del Altillo, en Coyoacán.

La construcción de este complejo se realizó entre mayo de 1955 y febrero 1957. Estuvo a cargo de un equipo que ya había dado muestra de singular talento: los arquitectos Enrique de la Mora (1909-1978) y Fernando López Carmona (1921-2018), quienes se asociaron con el ingeniero Félix Candela (1910-1997). El desafío consistía en presentar un proyecto que se ajustara a las necesidades de los Misioneros, sin alterar el casco de la hacienda, mientras se requería que la nueva capilla conviviera con los jardines y la huerta.

Por ello se decidió que la ubicación ideal sería en los bordes de los jardines del casco, aprovechando de esta forma el subsuelo volcánico como cimiento de la estructura y el declive natural del terreno. El nuevo recinto debía contar con un presbiterio y altar con un área para alojar al coro, un espacio destinado a los feligreses y un atrio. 

Imagen de la construcción de la capilla, con los muros y los pisos terminados.
Foto: Acervo de los Misioneros del Espíritu Santo

La solución se encontró en la ya conocida técnica utilizada de forma recurrente por Félix Candela quien junto con de la Mora y López Carmona sustituyeron la tradicional plata basilical, por una estructura romboidal con el eje principal norte-sur, cubierta con un “Paraboloide Hiperbólico” de bordes rectos, mismo que les dio la oportunidad de obtener una construcción que da la sensación de mayor amplitud y altura, gracias a la ausencia de pilares o columnas que obstaculicen la vista, al mismo tiempo que contaban con un lugar bien iluminado que transmite la sensación de tranquilidad y que convierte a la capilla en el lugar ideal para la meditación y la oración.

Otra importante innovación arquitectónica se presentó ante la petición de los misioneros de tener un acercamiento más estrecho con los feligreses al solicitar un giro de 180 grados del altar, para que el celebrante diera la cara al público. Esa forma litúrgica existía de manera incipiente en Roma y no se adoptaría de manera oficial sino hasta diez años más tarde como uno de los acuerdos alcanzados en el Concilio Vaticano.

Finalmente, el talento creador de los esposos Herbert y Kitzia Hoffman, remataron esta majestuosa obra con el diseño de los elementos decorativos que le dan identidad a la capilla. En primer lugar, el enorme vitral, compuesto por vidrios en tintes azules, dorados y rojos que representan a una paloma con las alas extendidas y que tiene como temática el Espíritu Santo y la Epifanía.

Y en segundo lugar las singulares esculturas, como la figura de la Virgen que se encuentra en el presbiterio, un claro ejemplo de la escultura moderna con algunas reminiscencias del arte gótico por la esbeltez y tono adusto de la forma.

Vitral de
Herbert y Kitzia Hoffman en la Capilla de San José del Altillo.

Al término de la construcción y por un largo tiempo la capilla fue de uso exclusivo para los Misioneros hasta que llegados los años 70 abrió sus puertas a la comunidad, volviéndose uno de los sitios obligados para recorrer si estás de visita por Coyoacán.

Conoce más sobre la Hacienda del Altillo en este video:

Información:

https://mikeap.wordpress.com/2009/11/19/el-altillo/ ( 20-03-19)
https://es.wikiarquitectura.com/edificio/capilla-de-nuestra-senora-de-la-soledad/ (15-03-19)
http://mspsprovinciamexico.org/templo-de-san-jose-del-altillo/ (10-0319)

Fotos: Acervo de los Misioneros del Espíritu Santo