fbpx

Jaime Islas en el paisaje sonoro de Coyoacán

Jaime Islas en el paisaje sonoro de Coyoacán

Con 53 años de edad y más de 40 entregado a la música, Jaime Islas nos contó sobre sus recuerdos en Coyoacán, sitio que atesora con mucho cariño ya que fue justo en el Foro Cultural Coyoacanense donde comenzó su carrera artística y donde en el bello kiosco ofreció su primera entrevista en televisión para el canal 13.

Jaime Islas, primera voz de los famosos tríos: “Los Tres Ases”, “Los Galantes” y “Los Panchos” por 17 años, nació un 5 de mayo de 1963, en el Hospital de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, en Coyoacán.

Recuerdos en Coyoacán

Vivió en la colonia Avante cuando todo era milpa y hornos donde se fabricaba ladrillo rojo. Recuerda que con su familia iba cada 8 o 15 días al bello centro de Coyoacán. “No podía faltar comer unas ricas flautas de carne en la tortería que está junto a Siberia… creo que tienen como 50 o 55 años en ese local… eran deliciosas”, nos narra.

Además, nos contó sobre la maravilla de la Virgen de Guadalupe dibujada por la humedad y el escurrimiento pluvial en la pared lateral de la Iglesia de San Juan Bautista en la década de los años 70, “ahora ya no se nota, pero turistas nacionales y extranjeros venían exclusivamente a verla. Si hoy siguiera, estaría a la altura del follaje de los grandes árboles que enmarcan la bella parroquia”.

La calle de Higuera, le trae muchos recuerdos, ya que era usual disfrutar de un buen trago en “La Guadalupana”, cantina de gran tradición en la zona, o en “los Tres Caballos” (después “La Puerta del Sol”) en la esquina con Caballocalco, lugares que ahora están cerrados pero la fachada y los recuerdos de quienes disfrutaron de ellos se mantienen vivos.

Sobre Higuera, frente a “La Guadalupana”, no podías dejar de comer en el mercado de comida. No donde ahora es el mercado de quesadillas, sino enfrente donde había un cerrito, y seguramente alguna construcción prehispánica; “recordemos que durante la Conquista los españoles sometieron a los pueblos de México mediante la fe“, afirma Jaime.

“En la plaza el ambiente familiar predominaba. Vendían chichicuilotes vivos, pulque, repollo o col, tuzas que cazaban con una vara de 6 metros entre muchas otras cosas. Era clásico que la gente del barrio le diera comida o bebida al sereno, más conocido como el vecino, famoso por sus pregones “las dooooce y todo serenoooo”.

La plaza sigue como ahora es, aunque con menos árboles. Su acta de nacimiento está registrada en la “Casa de Cortés”. Quién iba a decir que algunos años después, su casa -artísticamente hablando- estaría en la calle Allende, en el Foro Cultural Coyoacanense ahora Hugo Argüelles, con su agrupación “Dueto Cristal”, nos cuenta con una gran sonrisa.

Jaime Islas en el paisaje sonoro de Coyoacán

Jaime Islas en el paisaje sonoro de Coyoacán

“Era maravilloso cantar allí, llenábamos el lugar y todavía se quedaba gente afuera. Mi promotor entonces se llamaba Ramón, y nos daban una paga simbólica”.

Seguimos con las remembranzas, sorprendiéndonos con la que nos relató sobre la “desaparición” de la escultura de Los Coyotes del Jardín Centenario, apareciendo en la casa de un político durante el mandato del ex presidente López Portillo. Cuando terminó el sexenio de éste, Miguel de la Madrid se la quitó, historia que le dio material a Óscar Chávez para crear una parodia en la canción “La Casita”:

“Que de dónde amigo vengo, de una casita que tengo por allá en el Pedregal, de una casita chiquita con jardines, alberquita y calefacción central… pues con todo y que es bonita, que es muy chula mi casita me falta algo que no sé, cosa de tener paciencia, Ángel de la Independencia, en mi jardín te he de ver…”.

Coyoacán siempre se ha relacionado con lo bohemio. “Un lugar clásico para pasar una noche inolvidable era el ‘Mesón del Buen Tunar’, donde cada ocho días se hacían reuniones. También podías ver al actor Charly Valentino, pintando paisajes del barrio y retratos”. Jaime Islas, cantó alguna vez en la cantina “La Guadalupana”, acompañando a su amigo Salvador Castillo, que regularmente trabajaba ahí.

En la memoria, Jaime lleva a los globeros que desde entonces ya estaban en la plaza; los paseos en unos “trenecitos” con llantas de caucho tirados por caballos; la avioneta de Café Legal que desde el cielo dejaba caer sobrecitos de café, pelotas y muñecas; así como los domingos donde la música no podía faltar en el kiosco afrancesado a ras del piso.

“En la década de los 80 Coyoacán era un rincón familiar por excelencia, lleno de música, tradición y tranquilidad”, concluye.

El Bolero forma parte de la cultura mexicana y actualmente se encuentra en un letargo debido a la falta de difusión por parte de los medios. Hoy, Jaime Islas tiene la oportunidad de ser jurado permanente en el programa “Las Nuevas Voces del Bolero” en su décima temporada, transmitido por el IMER (Instituto Mexicano de la Radio) a través de su señal XEB, ‘La B Grande de México’, con la finalidad de abrir espacios para todos aquellos que deseen participar en sus concursos.

Escucha “Las Nuevas Voces del Bolero” por la 1220 AM todos los viernes a las 12 del día.

Jaime Islas en el paisaje sonoro de Coyoacán

Jaime Islas en el paisaje sonoro de Coyoacán