fbpx

Todo lo que repta, corre o vuela a la cazuela. La temporada de bichos llega a los Danzantes, Coyoacán.

Por: Marisol Zenil

 

Desde un mito relacionado con el fin del mundo hasta su uso en ceremonias dedicadas a los Dioses, incontables son las menciones que aparecen tanto en códices prehispánicos como en documentos históricos de la conquista y la colonización, sobre la arraigada costumbre de utilizar gusanos, insectos, larvas, hormigas, mosquitos, escarabajos y chapulines como ingredientes en diversos platillos.

A pesar del cambio drástico en la dieta como consecuencia de la conquista y la fusión de ambas culturas culinarias, en la actualidad, en poblaciones rurales de más de 19 estados de la República, incluyen tradicionalmente en su dieta cerca de 57 especies de insectos comestibles de México. Además, a últimas fechas, al ver algún programa de cocina en televisión o al visitar un restaurante es muy común encontrar platillos que llevan entre sus ingredientes o como elemento principal alguna de estas especies.

Así junto con la temporada de lluvia, en los meses de mayo a junio llega el mejor período de adaptabilidad para los insectos y por tanto se registra un aumento considerable en su capacidad de reproducción, lo que facilita su recolección y comercialización en grandes cantidades. Pese al poco atractivo visual que muchas veces pueden generar debido a su aspecto, se les puede considerar una fuente significativa de proteínas, grasas y vitaminas como el hierro, esto gracias a que su alimentación se constituye en su totalidad de especies variadas provenientes de la flora regional.

Todo lo anterior nos permite aseverar que comer insectos va más allá de una simple moda, es más bien el reflejo de la herencia milenaria de nuestros pueblos originarios, que poco a poco va dejando de lado la creencia de que estos pequeños animalitos son sucios, resaltando su alto valor nutricional y medicinal, así como la gran variedad de sabores que aportan en la creación de platillos gourmet.

¡No te prives de la oportunidad de consumirlos en esta temporada! Ya sea que los hayas comido o no, es una experiencia que no te puedes perder. Coyoacán como centro cultural y culinario te ofrece algunas excelentes alternativas como el  restaurante Los Danzantes  que como cada año te invita a su Cena Maridaje donde te esperan con platillos llenos de colorido y tradición. 

MOLE DE FLORES Receta dedicada a nuestras Chinampas. Mole de begonia y hoja vinagrera, con Chapulines, Caracoles, Golumbos, Gusanos de Maguey y Hormigas Chicatanas.

GUSANOS DE MAGUEY PARA TAQUEAR: Asados al comal y fritos en manteca. Acompañados con queso fresco y guacamole.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TRADICIONALES ESCAMOLES A LA MANTEQUILLA PARA TAQUEAR: Escamoles salteados con mantequilla, cebolla, epazote y chile cuaresmeño.

 

CALDO DE CARACOL: Cocinado con chile de árbol y hojas verdes del huerto.

ARROZ CON BICHOS: Ya una tradición en esta Temporada. Arroz salvaje y blanco, salteado con jitomatillos, Caracoles, Escamoles, Chapulines y Gusanos de Maguey.

TACOS DE BARBACOA DE PICAÑA Y SALSA DE CHINICUILES: Tacos de picaña cocinados a baja temperatura en salsa de Chinicuiles.

HELADO DE NATA Y SAL DE GUSANO: Helado artesanal elaborado con nata fresca, mezcal de sal de gusano y chile chiltepín.

 


Bibliografía: 

Velazquez Soto, Indolina, “Flores e insectos en la dieta prehispánica y actual de México”, (octubre 2014).

https://gourmetdemexico.com.mx/comida-y-cultura/insectos-comestibles-en-mexico-que-son-un-manjar/ (2o/05/19)