fbpx

Vecinos de Coyoacán defienden su histórico templo

Iglesia de la Conchita

CIUDAD DE MÉXICO, 2 de agosto (Excelsior).- Los vecinos de Coyoacán no se limitaron en exigir rendición de cuentas, recorridos y calendarios para la entrega del templo de La Conchita; también aprovecharon para pedir les cortaran ramas de árboles en sus casas y apuraran el mejoramiento urbano.

La mañana de ayer estuvo presente la falta de consenso vecinal y el que funcionarios del Consejo Nacional para Cultura y las Artes (Conaculta) y de la delegación Coyoacán pudieran convencerlos de que no tienen responsabilidad por el retiro de la piedra bola del jardín de La Conchita.

En el centro cultural Elena Garro, donde Alfredo Saldaña de la Riva, encargado de restauración de obras de la Dirección General de Sitios y Monumentos de Patrimonio Cultural del Conaculta, y Luis Antonio Cruz, subdirector de Control de Gestión y Personal de la delegación Coyoacán, se reunieron con los coyoacanenses, los ánimos se encendieron al grado de que la mesa moderadora integrada por residentes, y los vecinos que formaban parte del auditorio, discutieron por la falta de coordinación.

“El templo es muy importante para la comunidad y para nosotros . Tenemos todos los proyectos y estamos listos para que en cuanto llegue el recurso podamos continuar con los trabajos de restauración. Lo que queremos explicar es que no está abandonado: cuenta con vigilancia, limpieza…”, comenzó a decir Cruz, pero no pudo  terminar porque los vecinos le gritaron: “no es cierto”.

Irritado, Cruz sostuvo que a tres años de que iniciaran los trabajos el personal del Conaculta declaró que hace falta otra inversión de 3.5 millones de pesos, que deben ser asignados por la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, por lo que solicitó el apoyo del diputado federal electo Héctor Barrera para que gestione la partida.

Saldaña de la Riva, llevó a algunos vecinos al interior del templo para explicar que la restructuración del atrio está completa, y que sólo tienen un pendiente de 35 por ciento del interior y exterior en cuanto a decorado, iluminación y sonido, y contó que además de encontrar un basamento prehispánico durante los trabajos, hallaron restos de infantes enterrados durante la Colonia, con ropa de la época.